Cómo crear un portfolio que impacte

Consejos para hacer tu primer portfolio.

Si estás trabajando de manera independiente, estás buscando trabajo o simplemente estás tratando de desarrollar tu carrera en alguna industria, es esencial tener un buen portfolio online.
Un portfolio es más que un muestrario de tu trabajo. Es la chance –tal vez la primera o la única– de llamar la atención de un posible cliente o empleador y hacer que quiera trabajar con vos. Si bien el “boca en boca” es una gran herramienta para difundir tu nombre, tener algo que puedas mostrar de forma remota te hará sobresalir.
Pero ¿qué pasa cuando recién estás empezando? ¿Cómo armar un portfolio sin tener años de experiencia y diversidad de clientes?

Te presentamos algunas estrategias:

Hacelo vos y ponele tu toque

Tu portfolio es un proyecto que podés usar para mostrar tus habilidades, así que aprovechá la oportunidad y ponete en acción. Si hacés diseño web, programación, diseño gráfico, ilustración o creación de contenido, tenés las herramientas para crearlo por tu cuenta.
Por ejemplo, si te dedicás al diseño o desarrollo web, podés armar tu propia página web-portfolio desde cero. Si te dedicás a ilustrar, podés usar tus dibujos como íconos en tu sitio. Si creás contenido, ¿por qué no escribir textos increíbles para tu propia página?

Incluí los elementos más importantes

Un portfolio no es solo una colección de todos tus proyectos anteriores. Si bien puede parecer impresionante para alguien en tu industria, si estás tratando de que te contrate alguien menos familiarizado con los detalles de tu campo tenés que asegurarte de que entienda todo. Para eso, agregá explicaciones para anticiparte a las preguntas que puedan surgirles cuando lo vean, como tus objetivos, estilo, experiencia específica, tiempos de entrega y demás.

Por orden de importancia, tu portfolio debería lograr lo siguiente:

1. Mostrar lo que podés hacer para facilitarle la vida a quien te va a contratar.
En lugar de decir lo que hacés, decí lo que podés hacer por ellos. Por ejemplo, si creás contenido, en lugar de decir que escribís genial podés mostrar que, gracias a tus textos, tus clientes pudieron triplicar sus tasas de apertura de correo electrónico y duplicar sus conversiones.

2. Ofrecer una manera fácil de contactarte.
El portfolio tiene que servir para que la gente te contacte tan pronto como se interese por tu servicio. Por eso, no dejes de agregar un formulario o tu mail, teléfono y otros medios por los que puedan hacerte llegar sus consultas.

3. Explicar los detalles del trabajo que preferís hacer.
Si bien vas a incluir los trabajos que ya hiciste, está bueno que también menciones los trabajos que te gustaría hacer y el tipo de clientes o compañías con las que te gustaría trabajar. Por ejemplo, si sos diseñador web y te interesa el arte, sería muy buena idea que lo aclares, ya que este es el lugar para llamar a tipos específicos de empresas o clientes y de especializarte.

4. Contar lo que hiciste.
Muchísimas personas usan su portfolio como un muestrario de su trabajo, pero si solo capturás una imagen e incluís un enlace, te estás perdiendo una gran oportunidad.
Tomate el tiempo para explicar el trabajo que realizaste y las circunstancias especiales o los problemas que resolviste. Eso les va a dar a quienes estén viendo tu portfolio una mejor idea de tu estilo de trabajo y proceso de pensamiento, y de cómo podría ser trabajar con vos.
Y si te preocupa no tener suficientes proyectos para mostrar, usar ese espacio para explicar cada proyecto es también una forma de engrosar tu portfolio.

5. Mostrar tus proyectos de "práctica".
Un portfolio no tiene que incluir solo los trabajos remunerados, y ni siquiera tiene que limitarse al trabajo que hiciste con clientes. Si trabajaste en proyectos en la universidad o en un curso de capacitación y te enorgullecen, no dejes de incluirlos. Y no tengas miedo de agregar pequeños proyectos o hobbies si tienen que ver con lo que hacés.

6. Hablar de tu educación.
Mostrar tu educación es una excelente manera de llenar los vacíos en tu portfolio, especialmente, si acabás de aprender nuevas habilidades. Incluí los cursos y capacitaciones que te permitan mostrar tus nuevas aptitudes.

7. Incluir prensa, menciones y testimonios.
Los testimonios son una prueba social de que vos sos quien decís ser. Ya sea que hayas aparecido en un diario local, o que alguien te dejó un comentario sobre tu trabajo en Twitter, todo se puede sumar a tu portfolio, incluso, si lo que dicen no se relaciona directamente con el tipo de trabajo que estás realizando.
¡Y no te asustes a la hora de pedir testimonios! Pediles a antiguos clientes, empleadores e incluso a profesores que te envíen un pequeño mensaje sobre cómo fue trabajar con vos.
Tip: para hacerlo más fácil para ellos, cuando los contactes, mandales un pequeño borrador o hacele dos preguntas específicas, así pueden responder de forma más concreta y más rápido.

¿Dónde hacer tu portfolio?

Te dejo algunas herramientas que pueden ayudarte con la creación y el diseño de tu portfolio:

Behance (gratuita)
Es uno de los sitios web de portfolio en línea gratuitos más utilizados en las comunidades de diseñadores. Tiene muchísimos diseños disponibles y es muy fácil de utilizar.

Dribbble (gratuita)
En cuanto a lo que se puede hacer, es un sitio online bastante similar a Behance. Dribbble es conocido entre los diseñadores de UX / UI.

Adobe Portfolio
Como una de las herramientas gratuitas incluidas en los planes pagos de Adobe Creative Cloud, Adobe Portfolio permite a los diseñadores crear rápidamente portfolios personales de alta calidad. También ofrece a los usuarios un servicio gratuito de suscripción a Creative Cloud.

Espero que con estas ideas puedas armar un buen portfolio y sentirte cómodo a la hora de mostrar lo que hacés.

TAGS: trabajo freelance, trabajo independiente, cómo crear un portfolio, consejos para emprendedores, emprendedurismo, jóvenes profesionales

POR: Marina Condó.
Mi nombre es Marina Condó. Me encanta escribir y soy redactora web publicitaria desde el 2009. ¿Qué quiere decir esto? Que me dedico a escribir cartas de ventas, crear campañas de email marketing y además manejar contenidos en blogs y comunidades web. He trabajado con empresas, con emprendedores e instituciones ayudándolos a mejorar su presencia e impacto digital. También soy una apasionada de la buena comida, una fanática del yoga, y madre de dos niños. Podemos seguir conversando en Twitter: @marinacondo

Santander Rio

Santander® 2020
Todos los derechos reservados.